martes, 1 de abril de 2008

Abril

Hay algo de caminar con música, mirando desafiante y, tal vez, chulescamente a los ojos a quien se cruza en su camino que siempre le hará sentirse importante. Camina con paso firme y decidido, como si supiera perfectamente a donde va aunque a veces no lo sepa. Gira calles diferentes, escuchando diferentes canciones para llegar posiblemente a un mismo lugar que le es absolutamente conocido y familiar la mayoría de las veces. Hay algo de todos estos caminos con banda sonora incorporada que siempre le aportará la misma sensación de libertad conseguida (o tal vez resultante de eliminar una serie de turbulencias psicológicamente adheridas) en un intervalo de tiempo que los calendarios fijan tres años atrás. Una serie de canciones, una serie de tonalidades azules en el cielo y trazos blancos de aviones en él traen ese momento a la memoria. El eco de la revelación. Otras nuevas se fijan en la reinvención constante de la misma con la noción de que todo lo ganado entonces se mantiene, con la certeza de que se ha ganado mucho más y con la invariable expectativa de descubrir muchísimo más. "Lo Que Queda Por Vivir". Vuelve a ser Abril. Vuelve a brillar el Sol.

[Azul Abril. Calle Sant Delfí, Barcelona. Abril 2005]

...and catch the sun!

1 comentario:

Federico dijo...

Acá, bien al sur, como vuelve Abril, los caminos se hacen ocres por las hojas secas, el cielo es más claro y las líneas blancas de los aviones son más nítidas.